Código Ético. Definición


Como primera premisa diremos que, el proceso de elaboración del código ético en una organización es más importante que el documento que aparece como resultado. Como reconocen algunos autores, “un código no es nada, hacer el código es todo”. En un sistema compliance, esto tiene mucha importancia, por cuanto su hacer articula la cultura de cumplimiento de la organización.

Algún autor ha entendido el código como una auto-obligación institucionalizada con la que se quiere afirmar hacia dentro y hacia fuera un compromiso con unas pretensiones éticas fundamentales a la hora de tomar decisiones. Otros, entiende el código ético como un documento formal, escrito y distinguible, que consiste en unos estándares morales usados para guiar la conducta de la organización y/o de las personas que están en ella. Otros lo definen como una guía de conducta que, hasta un mínimo, las organizaciones utilizan para conducir la conducta de la empresa y de sus empleados en sus actividades de negocio.

En todas las definiciones anteriores falta un rasgo esencial de los códigos éticos, como es el reconocimiento público y explicito de las responsabilidades corporativas voluntariamente asumidas. En este sentido, es mas acertada esta otra definición que nos dice que, un código ético es la expresión escrita de la voluntad de formular reflexivamente las responsabilidades compartidas en una organización y de expresar públicamente los criterios, los valores y las finalidades que la identifiquen.

Importante aportación de algunos estudios que nos dicen que los códigos éticos varían de acuerdo con el tipo de organización y el tipo de responsabilidad que tiene esta con sus partes interesadas (stakeholders). En este sentido, a medida que la operación empresarial es más compleja, el código ético será mas exigente, en tanto éste involucra aspectos internos y externos de la actividad empresarial.

Podemos hablar por tanto de las siguientes características que son esenciales en un código ético:
1º. Reflexionar sobre cuáles son las responsabilidades compartidas y por qué. Lo anterior supone un proceso participativo y toma de conciencia de las responsabilidades no sólo como persona autónoma, sino también como organización.
2º.- Poner énfasis en las responsabilidades compartidas. Esto implica que no basta con hacer una fabulosa declaración de principios, sino que debe ser realista y coherente y pensar en las consecuencias de nuestras acciones como persona y como organización.
3º.- Las responsabilidades tienen su fundamento en las políticas, procesos y procedimientos que la organización se ha dotado para desarrollar su negocio. Esto obliga a identificar, evaluar y gestionar los riesgos de incumplimiento, basamento de las conductas contempladas en el código.
4º.- La orientación tiene que estar asentada en el plan estratégico de la organización que es su fuente. No se puede entender un código que no tenga en cuenta la misión, visión y valores de la organización, así como sus líneas estratégicas. La complejidad o profundidad de los códigos está en relación directa con los objetivos estratégicos del negocio de la organización y de las responsabilidades empresariales.
5º.- Tiene que ser un documento público. Tiene que generar legitimidad, en primer lugar, a las partes interesadas externas (stakeholders) y en segundo lugar a toda la organización. Algún autor habla del “uso público de la razón” al hacer públicas las responsabilidades y obligaciones autoimpuestas. Otros, definen la ética empresarial como gestión ética de los stakeholders.
6º.- No se puede reducir a explicar sólo los fines de la organización o sus valores, sino que tiene que ser un conjunto de finalidades, valores y criterios bien organizados y estructurados

Deja tu comentario

Please enter your name.
Por favor realice el comentario.
Últimos Artículos
Categorías
Calendario
septiembre 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930